Un mar de nubes

nubes bajas

Ayer con Eduardo decidimos realizar un vuelo al aeródromo de Avinyonet, muy próximo a Vilafranca del Penédes. Nos encontramos a las 8:30 en el aeródromo de Hostalric, dispuestos a pasar una mañana aeronáutica.

Un día con muy poco viento y un sol prometedor en el campo. Se augura disfrutar de un vuelo plácido. Acordamos que yo realizaría el vuelo de ida, aterrizando en Avinyonet si la meteorología lo permitía y él realizaría el vuelo de regreso a Hostalric.

El vuelo de Hostalric a Aninyonet

Despegamos de la 13 de Hostalric a las 9:00 de la mañana, y ascendemos en dirección a Sant Celoni para rodear el Montseny y pasando cercanos a Moia, alcanzar el Bagés. Pero como es habitual en días de poco viento en los meses de Otoño e Invierno, las primeras nieblas hacen su aparición cubriendo los valles. No podía faltar el valle de Vic, que aun siendo rodeado por el Sur, se nos muestra completamente cubierto.

Niebla en Vic
El valle de Vic cubierto
Un mar de nubes
La niebal de Vic desde el aire

Alcanzada la altura de crucero que nos permite dirigirnos hacia Montserrat, visibles ya sus cimas frente a nosotros, observamos como el Vallés también se encuentra cubierto de un mar de nubes bajas. No tan densas, ni tan bañadas por el sol, lo que constituye un verdadero espectáculo, pero sí muy extensas. Púes nada! A cruzar el Valle!.

Otro mar de nubes
Montserrat y la niebla

Bordeando Montserrat por el norte, se incrementan los claros y ya es visible el Penédes, cambiamos la frecuencia de radio a 129,975 Mhz. y comunicamos nuestra presencia e intenciones de aterrizar. En poco tiempo alcanzamos el aeródromo de Avinyonet. Es muy visible y se encuentra en un terreno muy llano que facilita las operaciones de aproximación. Sobrevolamos la manga. No hay viento, será un aterrizaje cómodo. Realizamos viento en cola izquierda de la 12.
La primera impresión es aterrizar en una pista de asfalto, muy bien señalizada. La sensación de suavidad en la toma y la rodadura es especialmente agradable. Aparcamos el avión y nos dirigimos a tomar un café.

Parking de Avinyonet
Parking de Aninyonet. El cielo cubierto

Un buen rato de charla. Se nos invita a volver y nos muestran las instalaciones e informan del funcionamiento del campo, gestionado por una empresa AIRBET.

El vuelo de vuelta

Una hora más tarde iniciamos el viaje de regreso. Salimos por la pista 30, está vez Eduardo a los mandos y yo como navegante. El trayecto es el mismo en dirección contraria, esta vez con un poco de viento en cola. Las nieblas se han reducido y la visibilidad mejorado considerablemente.

Montserrat a la vuelta
Montserrat de vuelta

Cuando alcanzamos las faldas del Montseny, y cerca de Sant Celoni, el sol brilla plenamente.

Faldas Montseny
Las faldas del Montseny
Sant celoni
Sant Celoni

Como siempre lo más movido del día la aproximación a la pista 13 de Hostaslric y su famosa riera. Ya cuando nos acercábamos al aeródromo, la presencia de algunos “meneillos” nos permitió bromear con el hecho de que ya estábamos cerca de casa. Aquí os dejo el vídeo desde que iniciamos viento en cola izquierda hasta la toma en la pista (Bajar volumen, el sonido del motor es alto).

Un saludo.