Bautismo de Xavier

A principios de Octubre salí a volar con Xavier, el hijo de mi pareja. Desde que obtuve la licencia no había volado nunca conmigo. Una experiencia nueva para él volar en un avión pequeño.

Aprovechando un lunes por la mañana en que ninguno de los dos trabajaba decidimos que era un buen momento para salir a volar.

Xavier

El día fue estupendo, no había viento, una excelente visibilidad y la temperatura agradable. Se volaba muy cómodamente sin la presencia de térmicas. Durante este mes de Octubre los días han sido muy buenos para practicar el vuelo. Lástima que no he podido librar suficientes días para ir con más frecuencia.

Nos fuimos temprano hacía el aeródromo, pero la congestión de tráfico y cruzar la ciudad a ciertas horas de la mañana es complicado. Así que acabaríamos despegando a las 10:00 hora local. Dada la repetida experiencia tomamos nota con Xavier para no madrugar en sucesivas ocasiones, o hacerlo mucho más… pero que pereza !

despegue con Xavier
Despegando de Avinyonet

Haríamos un vuelo corto. Rodearíamos Montserrat. Es un recorrido que hago con frecuencia. Franqueando la montaña por el Bruc y dando la vuelta para salir por Esparraguera. Lo hago así para que las vistas de Montserrat queden en el lado del pasajero y pueda disfrutarlas.  Aunque este sentido tiene el inconveniente de tener el sol de cara en el recorrido por el lado norte de la montaña. No incómoda para el vuelo, pero en vistas a grabar el vuelo con la cámara en cabina, y editar luego un vídeo de recuerdo, no se obtienen buenas imágenes.  Para el próximo vuelo lo realizaré en sentido opuesto a ver qué tal queda.

Estuvimos volando aproximadamente una hora, recorriendo ampliamente la Anoia y el Alt Penedés.

Final 30 de Avinyonet

Aterrizaríamos en Avinyonet con una toma muy suave. Fue un buen día de vuelo y seguro que repetiremos con Xavier, pero con un recorrido más amplio.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.